martes, 1 de noviembre de 2011

2 Corintios 1:3 CONFIEMOS EN JEHOVÁ, “ EL DIOS DE TODO CONSUELO” 15/OCT/2011 Pág. 23

(2 Corintios 1:3)
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo,

CONFIEMOS EN JEHOVÁ, “ EL DIOS DE TODO CONSUELO”


15/OCT/2011  *  Pág. 23  *  (12 – 18 Diciembre)  *  Cánticos: 75, 115


Ayuda para enfrentarnos a las situaciones que nos cusan dolor
Fieles a los que Dios consoló
Nos sostienen sus brazos eternos

¿Qué respuestas daríamos?
• ¿Cuáles son algunas causas de angustia?
• ¿Cómo consuela Jehová a sus siervos?
• ¿Qué nos fortalece al vernos frente a la muerte?


1. ¿Qué necesidad tenemos a lo largo de toda la vida?

2. ¿Qué garantías da la Biblia de que Jehová consolará a quienes confían en él?
(Salmo 145:18-19) Jehová está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo invocan en apego a la verdad. 19 Ejecutará el deseo de los que le temen, y oirá su clamor por ayuda, y los salvará.
(Salmo 34:15) Los ojos de Jehová están hacia los justos, y sus oídos están hacia su clamor por ayuda.
(Salmo 9:9-10) Y Jehová llegará a ser altura segura para el aplastado, altura segura en tiempos de angustia. 10 Y los que conocen tu nombre confiarán en ti, porque ciertamente no dejarás a los que te buscan, oh Jehová.

3. ¿Cómo ilustró Jesús el gran amor que Jehová siente por sus siervos?
(Lucas 12:6-7) Se venden cinco gorriones por dos monedas de poco valor, ¿no es verdad? Sin embargo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. 7 Pero hasta los cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. No tengan temor; ustedes valen más que muchos gorriones.
(Jeremías 31:3) Desde lejos se me apareció Jehová mismo [y dijo]: “Y con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Por eso te he atraído con bondad amorosa.

4. ¿Por qué podemos confiar en las promesas de Jehová?
(Josué 23:14) ”Ahora, ¡miren!, hoy me voy por el camino de toda la tierra, y ustedes bien saben con todo su corazón y con toda su alma que ni una sola palabra de todas las buenas palabras que Jehová su Dios les ha hablado ha fallado. Todas se han realizado para ustedes. Ni una sola palabra de ellas ha fallado.
(1 Corintios 10:13) Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo lo que es común a los hombres. Pero Dios es fiel, y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida para que puedan aguantarla.

5. ¿Qué nos permite consolara a los demás?
(2 Corintios 1:3-4) Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo, 4 que nos consuela en toda nuestra tribulación, para que nosotros podamos consolar a los [que se hallan] en cualquier clase de tribulación mediante el consuelo con que nosotros mismos estamos siendo consolados por Dios.

Ayuda para enfrentarnos a las situaciones que nos causan dolor

6. ¿Qué situaciones pueden causarnos aflicción?

7. a) ¿Qué consuelo necesitamos en tiempos de angustia? B) ¿Qué puede hacer Jehová por el corazón “quebrantado y aplastado”?
(Salmo 51:17) Los sacrificios para Dios son un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y aplastado, oh Dios, no lo despreciarás.
(Salmo 147:3) Está sanando a los quebrantados de corazón, y está vendando sus partes doloridas.
(1 Juan 3:19-22) En esto conoceremos que nos originamos de la verdad, y aseguraremos nuestro corazón delante de él 20 respecto a cualquier cosa en que nos condene nuestro corazón, porque Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas. 21 Amados, si [nuestro] corazón no [nos] condena, tenemos franqueza de expresión para con Dios; 22 y cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él, porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos.
(1 Juan 5:14-15) Y esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Además, si sabemos que nos oye respecto a cualquier cosa que estemos pidiendo, sabemos que hemos de tener las cosas pedidas porque se las hemos pedido a él.

8. ¿Cómo nos ayuda Jehová a tranquilizar nuestra mente?
(Salmo 94:19) Cuando mis pensamientos inquietantes llegaron a ser muchos dentro de mí, tus propias consolaciones empezaron a acariciar mi alma.
(Filipenses 4:6-7) No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; 7 y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús.
(2 Timoteo 3:15-17) y que desde la infancia has conocido los santos escritos, que pueden hacerte sabio para la salvación mediante la fe relacionada con Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, 17 para que el hombre de Dios sea enteramente competente [y esté] completamente equipado para toda buena obra.

9. ¿Cómo podemos enfrentarnos a las emociones negativas?
(Deuteronomio 31:6) Sean animosos y fuertes. No tengan miedo ni sufran un sobresalto delante de ellos, porque Jehová tu Dios es el que marcha contigo. No te desamparará ni te dejará enteramente”.
(Éxodo 14:13-14) Entonces Moisés dijo al pueblo: “No tengan miedo. Estén firmes y vean la salvación de Jehová, que él ejecutará para ustedes hoy. Pues a los egipcios que ustedes realmente ven hoy, no los volverán a ver, no, nunca jamás. 14 Jehová mismo peleará por ustedes, y ustedes mismos guardarán silencio”.
(Éxodo 14:29-31) En cuanto a los hijos de Israel, anduvieron en tierra seca en medio del lecho del mar, y las aguas fueron para ellos un muro a su derecha y a su izquierda. 30 Así salvó Jehová en aquel día a Israel de mano de los egipcios, e Israel alcanzó a ver a los egipcios muertos en la orilla del mar. 31 Israel también alcanzó a ver la gran mano que Jehová puso en acción contra los egipcios; y el pueblo empezó a temer a Jehová y a poner fe en Jehová y en Moisés su siervo.

10. ¿Con qué ayuda contamos cuando nuestra salud física se resiente por las tensiones de la vida?
(2 Corintios 4:8-9) Se nos oprime de toda manera, mas no se nos aprieta de tal modo que no podamos movernos; nos hallamos perplejos, pero no absolutamente sin salida; 9 se nos persigue, pero no se nos deja sin ayuda; se nos derriba, pero no se nos destruye.

11. ¿Qué nos ayudará a combatir la enfermedad espiritual?
(Salmo 145:14) Jehová está sosteniendo a todos los que van cayendo, y está levantando a todos los que están encorvados.
(Santiago 5:14-15) ¿Hay alguno enfermo entre ustedes? Que llame a [sí] a los ancianos de la congregación, y que ellos oren sobre él, untándo[lo] con aceite en el nombre de Jehová. 15 Y la oración de fe sanará al indispuesto, y Jehová lo levantará. También, si hubiera cometido pecados, se le perdonará.
(Juan 17:3) Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.



Fieles a los que Dios consoló

12. ¿Cómo tranquilizó Jehová a Abrahán?
(Salmo 119:49-50) Acuérdate de la palabra a tu siervo, la cual me has hecho esperar. 50 Esta es mi consuelo en mi aflicción, porque tu propio dicho me ha conservado vivo.
(Génesis 18:22-32) Entonces los hombres se volvieron de allí y procedieron a irse a Sodoma; pero en cuanto a Jehová, él todavía estaba de pie delante de Abrahán. 23 Entonces Abrahán se aproximó y empezó a decir: “¿Verdaderamente barrerás al justo con el inicuo? 24 Supongamos que haya cincuenta hombres justos en medio de la ciudad. ¿Los barrerás, pues, y no perdonarás el lugar por causa de los cincuenta justos que estén en él? 25 ¡Es inconcebible de ti el que vayas a obrar de esta manera para dar muerte al justo con el inicuo, de modo que tenga que ocurrirle al justo lo mismo que le ocurre al inicuo! Es inconcebible de ti. ¿El Juez de toda la tierra no va a hacer lo que es recto?”. 26 Entonces dijo Jehová: “Si hallo en Sodoma cincuenta hombres justos en medio de la ciudad, ciertamente perdonaré a todo el lugar por causa de ellos”. 27 Pero Abrahán pasó a contestar y decir: “Por favor, mira que he tomado a mi cargo hablar a Jehová, cuando soy polvo y ceniza. 28 Supongamos que de los cincuenta justos faltaran cinco. ¿Arruinarás por los cinco a toda la ciudad?”. A lo cual él dijo: “No la arruinaré si hallo allí cuarenta y cinco”. 29 Pero volvió a hablarle de nuevo, y dijo: “Supongamos que se hallen allí cuarenta”. A su vez, él dijo: “No lo haré por causa de los cuarenta”. 30 Pero continuó: “Que Jehová, por favor, no se enardezca de cólera, sino que se me permita seguir hablando: Supongamos que se hallen allí treinta”. A su vez, él dijo: “No lo haré si hallo allí treinta”. 31 Pero continuó: “Por favor, mira que he tomado a mi cargo hablar a Jehová: Supongamos que se hallen allí veinte”. A su vez, él dijo: “No la arruinaré por causa de los veinte”. 32 Por fin dijo: “Que Jehová, por favor, no se enardezca de cólera, sino que se me permita hablar esta sola vez: Supongamos que se hallen allí diez”. A su vez, él dijo: “No la arruinaré por causa de los diez”.
(Génesis 19:15-16) No obstante, cuando ascendió el alba, entonces los ángeles se pusieron a apremiar a Lot, diciendo: “¡Levántate! ¡Toma a tu esposa y a tus dos hijas que se hallan aquí, por temor de que seas barrido en el error de la ciudad!”. 16 Cuando siguió demorándose, entonces, por la compasión de Jehová para con él, los hombres asieron la mano de él y la mano de su esposa y las manos de sus dos hijas y procedieron a sacarlo y a situarlo fuera de la ciudad.
(Génesis 19:26) Y la esposa de él empezó a mirar alrededor desde detrás de él, y se convirtió en columna de sal.



13. ¿Cómo demostró Ana que confiaba en Jehová?
(1 Samuel 1:8) Y Elqaná su esposo procedió a decirle: “Ana, ¿por qué lloras, y por qué no comes, y por qué se siente mal tu corazón? ¿No soy yo mejor para ti que diez hijos?”.
(1 Samuel 1:17-18) Entonces Elí contestó y dijo: “Ve en paz, y que el Dios de Israel conceda tu petición que le has pedido”. 18 A lo cual ella dijo: “Halle tu sierva favor a tus ojos”. Y la mujer procedió a irse por su camino y a comer, y su rostro no volvió a mostrar preocupación por su propia situación.
(1 Samuel 1:20) Así, a la vuelta de un año, aconteció que Ana quedó encinta y dio a luz un hijo y procedió a llamarlo por nombre Samuel, porque, dijo ella, “es a Jehová a quien lo he pedido”.

14. ¿Por qué necesitaba David consuelo, y a quién se lo pidió?
(1 Samuel 16:7) Pero Jehová dijo a Samuel: “No mires su apariencia ni lo alto de su estatura, porque lo he rechazado. Porque no de la manera como el hombre ve [es como Dios ve], porque el simple hombre ve lo que aparece a los ojos; pero en cuanto a Jehová, él ve lo que es el corazón”.
(2 Samuel 5:10) Así David siguió haciéndose cada vez más grande, y Jehová el Dios de los ejércitos estaba con él.
(Salmo 51:1-3) Muéstrame favor, oh Dios, conforme a tu bondad amorosa. Conforme a la abundancia de tus misericordias, borra mis transgresiones. 2 Lávame cabalmente de mi error, y límpiame aun de mi pecado. 3 Pues mis transgresiones yo mismo conozco, y mi pecado está enfrente de mí constantemente.
(2 Samuel 12:9-12) ¿Por qué despreciaste la palabra de Jehová, haciendo lo que es malo a sus ojos? A Urías el hitita lo derribaste a espada, y a su esposa la tomaste por esposa tuya, y a él lo mataste por la espada de los hijos de Ammón. 10 Y ahora una espada no se apartará de tu propia casa hasta tiempo indefinido, como consecuencia del hecho de que me despreciaste de modo que tomaste a la esposa de Urías el hitita para que llegara a ser tu esposa’. 11 Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Aquí estoy levantando contra ti calamidad procedente de tu propia casa; y ciertamente tomaré a tus esposas ante tus mismos ojos y las daré a tu semejante, y él ciertamente se acostará con tus esposas ante los ojos de este sol. 12 Mientras que tú mismo obraste en secreto, yo, por mi parte, haré esta cosa enfrente de todo Israel y enfrente del sol’”.

15. ¿Qué ayuda recibió Jesús antes de ser ejecutado?
(Lucas 22:42-43) diciendo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya”. 43 Entonces se le apareció un ángel del cielo y lo fortaleció.

16. ¿Cómo nos ayudará Jehová si encaramos la posibilidad de morir por defender nuestra fe?
(1 Corintios 15:26) Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada.
(Juan 5:28-29) No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.
(Hechos 24:15) y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.

17. ¿Qué consuelo nos brinda Jehová cuando perdemos a un ser querido?
(Revelación 7:9-10) Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. 10 Y siguen clamando con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”.

Nos sostienen sus brazos eternos

18, 19. ¿Cómo ha fortalecido Jehová a sus siervos en tiempos de persecución?
(Deuteronomio 33:27) Un escondite es el Dios de la antigüedad, y debajo están los brazos de duración indefinida. Y expulsará de delante de ti al enemigo, y dirá: ‘¡Aniquíla[los]!’.
(1 Samuel 12:20-22) Así que Samuel dijo al pueblo: “No tengan miedo. Ustedes... ustedes han hecho todo este mal. Solo que no se desvíen de seguir a Jehová, y tienen que servir a Jehová con todo su corazón. 21 Y no deben desviarse para seguir las cosas irreales que no son de ningún provecho y que no libran, porque son irrealidades. 22 Porque Jehová no abandonará a su pueblo, por causa de su gran nombre, porque Jehová ha tomado a su cargo hacerlos pueblo suyo.
(1 Pedro 5:6-7) Humíllense, por lo tanto, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los ensalce al tiempo debido; 7 a la vez que echan sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes.

20. ¿Qué garantía tenemos de que Jehová nunca nos abandonará?
(Salmo 94:14) Porque Jehová no desamparará a su pueblo, ni dejará a su propia herencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada