sábado, 28 de mayo de 2011

JUAN 15:8 “EL FRUTO DEL ESPIRITU” GLORIFICA A DIOS 15/ABRIL/2011 Pág. 18 (13-19 Junio)

(Jn 15:8)
Mi Padre es glorificado en esto, que ustedes sigan llevando mucho fruto y demuestren ser mis discípulos.


“EL FRUTO DEL ESPIRITU” GLORIFICA A DIOS


15/ABRIL/2011  Pág. 18   (13-19 Junio)   Cánticos: 25, 11.

Amor que se rige por un principio más elevado
“Gozo de espíritu sano”
La paz es el vínculo que nos une

¿Qué respuesta daríamos?
¿Cómo demostramos amor abnegado por los Hermanos?
¿Por qué es tan importante que nos sintamos felices al adorar a Jehová?
¿Cómo podemos contribuir a que reine la paz y la unidad en la congregación?

1, 2. a) ¿Qué oportunidades tenemos de animar a los demás? B) ¿Qué don divino nos permite ser más útiles en el servicio a Jehová?
(Lucas 11:13) Por lo tanto, si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!”.
(Gálatas 5:22-23) Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley.

3. a) ¿Por qué recibe gloria Dios cuando cultivamos “el fruto de espíritu”? b) ¿Qué preguntas vamos a analizar?
(Colosenses 3:9-10) No estén mintiéndose unos a otros. Desnúdense de la vieja personalidad con sus prácticas, 10 y vístanse de la nueva [personalidad], que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado,
(Juan 15:8) Mi Padre es glorificado en esto, que ustedes sigan llevando mucho fruto y demuestren ser mis discípulos.
(Mateo 5:16) Así mismo resplandezca la luz de ustedes delante de los hombres, para que ellos vean sus obras excelentes y den gloria al Padre de ustedes que está en los cielos.
(Hebreos 13:15) Mediante él ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre.

Amor que se rige por un principio más
elevado

4. ¿Qué clase de amor enseño Jesús a sus discípulos?
(Mateo 5:43-48) ”Oyeron ustedes que se dijo: ‘Tienes que amar a tu prójimo y odiar a tu enemigo’. 44 Sin embargo, yo les digo: Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen; 45 para que demuestren ser hijos de su Padre que está en los cielos, ya que él hace salir su sol sobre inicuos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si aman a los que los aman, ¿qué galardón tienen? ¿No hacen también la misma cosa los recaudadores de impuestos? 47 Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué cosa extraordinaria hacen? ¿No hace la misma cosa también la gente de las naciones? 48 Ustedes, en efecto, tienen que ser perfectos, como su Padre celestial es perfecto.

5. ¿Cómo podemos amar a los que nos persiguen?
(Hechos 16:19-34) Pues bien, cuando sus amos vieron que se les había ido su esperanza de ganancia, se apoderaron de Pablo y de Silas y los arrastraron a los gobernantes en la plaza de mercado, 20 y, conduciéndolos a los magistrados civiles, dijeron: “Estos hombres están turbando muchísimo a nuestra ciudad, judíos como son, 21 y están publicando costumbres que no nos es lícito adoptar ni practicar, puesto que somos romanos”. 22 Y la muchedumbre se levantó a una contra ellos; y los magistrados civiles, habiéndoles arrancado las prendas de vestir exteriores, dieron el mandato de que los golpearan con varas. 23 Después de haberles descargado muchos golpes, los echaron en la prisión, y ordenaron al carcelero que los guardara con seguridad. 24 Porque recibió tal orden, este los echó en la prisión interior y les aseguró los pies en el cepo. 25 Mas como a la mitad de la noche, Pablo y Silas estaban orando y alabando a Dios con canción; sí, los presos los oían. 26 De repente ocurrió un gran terremoto, de modo que se sacudieron los fundamentos de la cárcel. Además, se abrieron al instante todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 El carcelero, despertando del sueño y viendo abiertas las puertas de la prisión, desenvainó su espada y estaba a punto de quitarse la vida, imaginándose que los presos se habían escapado. 28 Pero Pablo clamó con voz fuerte, y dijo: “¡No te hagas ningún daño, porque todos estamos aquí!”. 29 De modo que él pidió luz y entró de un salto y, sobrecogido de temblor, cayó ante Pablo y Silas. 30 Y los sacó fuera y dijo: “Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?”. 31 Ellos dijeron: “Cree en el Señor Jesús y serás salvo, tú y tu casa”. 32 Y le hablaron la palabra de Jehová junto con todos los que estaban en su casa. 33 Y él los tomó consigo en aquella hora de la noche y les lavó las heridas; y todos, él y los suyos, fueron bautizados sin demora. 34 Y los introdujo en su casa y les puso la mesa, y se regocijó mucho con toda su casa ahora que había creído a Dios.
(Romanos 12:14) Sigan bendiciendo a los que [los] persiguen; estén bendiciendo, y no maldiciendo.

6. ¿De qué diversas formas demostramos amor altruista por nuestros hermanos? (Véase el recuadro de la página 21)
(1 Juan 3:16-18) En esto hemos venido a conocer el amor, porque aquel entregó su alma por nosotros; y nosotros estamos obligados a entregar [nuestras] almas por [nuestros] hermanos. 17 Pero cualquiera que tiene los medios de este mundo para el sostén de la vida, y contempla a su hermano pasar necesidad, y sin embargo le cierra la puerta de sus tiernas compasiones, ¿de qué manera permanece el amor de Dios en él? 18 Hijitos, no amemos de palabra ni con la lengua, sino en hecho y verdad.
(Mateo 5:23-24) ”Por eso, si estás llevando tu dádiva al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja tu dádiva allí enfrente del altar, y vete; primero haz las paces con tu hermano, y luego, cuando hayas vuelto, ofrece tu dádiva.
(Colosenses 3:13-14) Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros si alguno tiene causa de queja contra otro. Como Jehová los perdonó liberalmente a ustedes, así también háganlo ustedes. 14 Pero, además de todas estas cosas, [vístanse de] amor, porque es un vínculo perfecto de unión.
(1 Pedro 4:8) Ante todo, tengan amor intenso unos para con otros, porque el amor cubre una multitud de pecados.

7, 8. a) ¿Qué relación hay entre el amor a Dios y el amor al prójimo? b) ¿Cómo fortalecemos el amor por Jehová?
(Véase el recuadro de esta página)
(Efesios 5:1-2) Por lo tanto, háganse imitadores de Dios, como hijos amados, 2 y sigan andando en amor, así como el Cristo también los amó a ustedes y se entregó por ustedes como ofrenda y sacrificio a Dios para olor fragante.
(1 Juan 4:9-11) Por esto el amor de Dios fue manifestado en nuestro caso, porque Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él. 10 El amor consiste en esto, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio propiciatorio por nuestros pecados. 11 Amados, si Dios nos amó así a nosotros, entonces nosotros mismos estamos obligados a amarnos unos a otros.
(1 Juan 4:20-21) Si alguno hace la declaración: “Yo amo a Dios”, y sin embargo está odiando a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede estar amando a Dios, a quien no ha visto. 21 Y este mandamiento lo tenemos de él, que el que ama a Dios esté amando también a su hermano.

“Gozo de espíritu sano”

9. ¿Qué interesante hecho podemos mencionar acerca del gozo que produce el espíritu santo?
(1 Tesalonicenses 1:6) y ustedes llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, puesto que aceptaron la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo,
(Colosenses 1:11) siendo hechos poderosos con todo poder al alcance de la gloriosa potencia de él para que aguanten plenamente y sean sufridos con gozo,

10. ¿Cómo no llena Jehová de gozo?
(1 Timoteo 6:17) A los que son ricos en el presente sistema de cosas da órdenes de que no sean altaneros, y de que cifren su esperanza, no en las riquezas inseguras, sino en Dios, que nos proporciona todas las cosas ricamente para que disfrutemos de ellas;
(Mateo 6:19-20) ”Dejen de acumular para sí tesoros sobre la tierra, donde la polilla y el moho consumen, y donde ladrones entran por fuerza y hurtan. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni polilla ni moho consumen, y donde ladrones no entran por fuerza y hurtan.
(Salmo 63:3-4) Porque tu bondad amorosa es mejor que la vida, mis propios labios te encomiarán. 4 Así te bendeciré durante el transcurso de mi vida; en tu nombre levantaré las palmas de mis manos.

11. ¿Por qué es tan necesario que sintamos gozo al adorar a Jehová?
(Filipenses 4:4) Siempre regocíjense en [el] Señor. Una vez más diré: ¡Regocíjense!
(Job 1:9-11) Ante esto, Satanás contestó a Jehová y dijo: “¿Ha temido Job a Dios por nada? 10 ¿No has puesto tú mismo un seto [protector] alrededor de él y alrededor de su casa y alrededor de todo lo que tiene en todo el derredor? La obra de sus manos has bendecido, y su ganado mismo se ha extendido en la tierra. 11 Pero, para variar, sírvete alargar la mano, y toca todo lo que tiene, [y ve] si no te maldice en tu misma cara”.
(Salmo 100:2) Sirvan a Jehová con regocijo. Entren delante de él con un clamor gozoso.

12, 13. ¿Cómo podemos combatir los sentimientos negativos
(Filipenses 2:25-30) Sin embargo, considero necesario enviarles a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de armas, pero enviado y siervo personal de ustedes para mi necesidad, 26 puesto que él anhela verlos a todos y se siente abatido porque ustedes oyeron que él había enfermado. 27 Sí, en verdad estuvo enfermo casi a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él; de hecho, no solo de él, sino también de mí, para que yo no tuviera desconsuelo sobre desconsuelo. 28 Por lo tanto lo envío con mayor presteza, para que al verlo se regocijen de nuevo y yo quede más libre de desconsuelo. 29 Por lo tanto, denle la acostumbrada acogida en [el] Señor con todo gozo; y sigan teniendo aprecio a hombres de esa clase, 30 porque a causa de la obra del Señor llegó a estar muy próximo a la muerte, al exponer su alma al peligro, para compensar de lleno la ausencia de ustedes aquí para prestarme servicio personal.
(Efesios 5:18-19) También, no anden emborrachándose con vino, en lo cual hay disolución, sino sigan llenándose de espíritu, 19 hablándose a sí mismos con salmos y alabanzas a Dios y canciones espirituales, cantando y acompañándose con música en el corazón a Jehová,
(Filipenses 4:6-9) No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; 7 y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús. 8 Finalmente, hermanos, cuantas cosas sean verdaderas, cuantas sean de seria consideración, cuantas sean justas, cuantas sean castas, cuantas sean amables, cuantas sean de buena reputación, cualquier virtud que haya y cualquier cosa que haya digna de alabanza, continúen considerando estas cosas. 9 Las cosas que ustedes aprendieron así como también aceptaron y oyeron y vieron relacionadas conmigo, practiquen estas; y el Dios de la paz estará con ustedes.

La paz es el vínculo que nos une

14. ¿Cuál es una magnífica demostración de la paz que produce el espíritu santo?
(Efesios 4:3) esforzándose solícitamente por observar la unidad del espíritu en el vínculo unidor de la paz.

15, 16. ¿Por qué le costó tanto a Pedro modificar su actitud hacia los gentiles? B) ¿Cómo ayudó Jehová al apóstol a cambiar su forma de pensar?
(Hechos 10:24-29) El día después de aquello entró en Cesarea. Cornelio, por supuesto, los esperaba, y había convocado a sus parientes y a sus amigos íntimos. 25 Al momento en que entraba Pedro, Cornelio salió a su encuentro, cayó a sus pies y le rindió homenaje. 26 Pero Pedro lo alzó, y dijo: “Levántate; yo mismo también soy hombre”. 27 Y conversando con él, entró y halló reunidas a muchas personas, 28 y les dijo: “Bien saben ustedes cuán ilícito le es a un judío unirse o acercarse a un hombre de otra raza; y, no obstante, Dios me ha mostrado que no debo llamar contaminado o inmundo a ningún hombre. 29 Por lo tanto vine, verdaderamente sin oponerme, cuando se me mandó llamar. Así es que pregunto por qué razón mandaron a llamarme”.
(Hechos 11:1-3) Ahora bien, los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea oyeron que también gente de las naciones había recibido la palabra de Dios. 2 Por eso, cuando Pedro subió a Jerusalén, los [apoyadores] de la circuncisión se pusieron a contender con él, 3 diciendo que había entrado en casa de varones que no eran circuncisos y había comido con ellos.
(Efesios 4:3) esforzándose solícitamente por observar la unidad del espíritu en el vínculo unidor de la paz.
(Efesios 4:16) De él todo el cuerpo, por estar unido armoniosamente y hacérsele cooperar mediante toda coyuntura que da lo que se necesita, conforme al funcionamiento de cada miembro respectivo en la medida debida, contribuye al crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en amor.
(Hechos 10:10-15) Pero le dio mucha hambre y quiso comer. Mientras hacían preparaciones, a él le sobrevino un arrobamiento, 11 y contempló el cielo abierto, y cierta clase de receptáculo que descendía como una gran sábana de lino que era bajada por sus cuatro extremos sobre la tierra; 12 y en este había toda suerte de cuadrúpedos y criaturas de la tierra que se arrastran y aves del cielo. 13 Y le vino una voz: “¡Levántate, Pedro, degüella y come!”. 14 Pero Pedro dijo: “De ninguna manera, Señor, porque jamás he comido cosa alguna contaminada e inmunda”. 15 Y le [habló] de nuevo la voz, por segunda vez: “Deja tú de llamar contaminadas las cosas que Dios ha limpiado”.
(Hechos 10:34-35) Ante aquello, Pedro abrió la boca y dijo: “Con certeza percibo que Dios no es parcial, 35 sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto.
(1 Pedro 2:17) Honren a [hombres] de toda clase, tengan amor a toda la asociación de hermanos, estén en temor de Dios, den honra al rey.

17. ¿Por qué es tan sobresaliente la unidad de que disfruta el pueblo de Dios?
(Isaías 2:3-4) Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 4 Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.
(Revelación 7:9) Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos.
(Romanos 12:2) Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.
(Romanos 14:19) Por eso, pues, sigamos tras las cosas que contribuyen a la paz y las cosas que sirven para edificación mutua.

18, 19. a) ¿Cómo podemos contribuir a que reinen la paz y la unidad en la congregación? b) ¿Qué analizaremos en el próximo artículo?
(Romanos 15:7) Por lo tanto, recíbanse con gusto unos a otros, así como el Cristo también nos recibió con gusto a nosotros, con gloria a Dios en mira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada